El NiteRider Lumina 1200 Boost: Práctico y asequible.

La linterna NiteRider es sólida y de apariencia minimalista.

Producto de una compañía líder en el mercado de la iluminación, NiteRider es el mejor amigo del ciclista nocturno.

Estadísticas del NiteRider Lumina 1200 Boost

– Capacidad de iluminación: 1200 lúmenes.

– Tiempo de funcionamiento: 2 horas

– Precio: $100 USD

– Modos: 2 Grupos: 1200 lúmenes, 1000 lúmenes, 550 lúmenes, 275 lúmenes | 75 lúmenes, Flash 1, Flash 2

– Recarga: 3-6 horas (soporte para carga rápida)

– Resistencia al agua: IP64

– Peso: 172 gramos

– Otro: montaje opcional para GoPro K-Edge ($20 USD)

Montaje

La Lumina 1200 viene con una abrazadera similar a la Bontrager Ion Pro. Es decir, esencialmente una abrazadera tipo manguera. Si bien en el pasado ha habido una mala ejecución de este estilo de montaje, tanto Bontrager como NiteRider ofrecen opciones fáciles de usar. Si bien toman un poco más de tiempo que las correas con gancho, el resultado es una montura muy estable que no se correrá en caso de impacto.

A pesar del soporte sólido de la linterna, elegí utilizar la Lumina en mi casco con el soporte opcional metálico de GoPro ofrecido por K-Edge. El soporte se desliza en la parte inferior de la Lumina fijándose con dos tornillos. Al igual que el Ion Pro, no puedes girar la linterna, algo que me gusta del Lezyne 1100i, pero si te acostumbras a utilizarla bien, no deberías tener problemas.

En la naturaleza

La Lumina es la segunda luz más brillante sólo superada por la Ion Pro por 100 lúmenes. Sin embargo, esos 100 lúmenes no son tan significativos, y con la opción de Lumina para usarse con la montura del GoPro, casi siempre opté por viajar con la Lumina sobre el Ion Pro durante las pruebas.

La luz de la Lumina es nítida y más bien fría. Ofrece más contraste que la luz cálida del Lezyne 1100i. Entre las luces probadas, la propagación del haz es la forma más ideal para ir sobre un casco. Su propagación de forma ovalada horizontal dio mejor iluminación lateral que el Ion Pro. La Lumina tampoco cuenta con luces laterales, lo que a algunos les puede distraer en la Ion Pro o Urban 1000.

La clasificación IP64 de Lumina significa que solo está capacitada para funcionar bajo salpicaduras de agua, por lo que si bien funcionará bien bajo la lluvia (probado) no saldrá bien si piensa sumergirse bajo el agua (no probado).

Viviendo con la luz

La vida útil de la batería del Lumina fue superada solo por el Ion Pro, pero dos horas son tiempo más que suficiente para una buena salida. La utilicé a plena potencia, así que sin duda un modo bajo alargará aún más su duración.

Cambiar entre modos no es la operación más sencilla entre las luces probadas, siendo la 1100i y el Urban 1000 que ofrecen la manera más intuitiva de alternar. Los modos en la Lumina están en dos grupos, uno con los modos de menor potencia y flash, y el otro con los cuatro modos de mayor potencia.

Sin embargo, a diferencia del Urban 1000, cuando apagas el Lumina, permanecerá en el grupo que utilizaste por última vez cuando lo vuelvas a encender. Es una buena característica cuando se toma un breve descanso en el camino. Una sola pulsación rápida del botón también lo enciende, a diferencia de otras luces que requieren una pulsación larga o una doble pulsación. Una pulsación doble rápida cambia al modo 1200 ‘boost’.

Cargar la Lumina es, por lejos, el proceso más fácil de entre todas las luces. El Lumina ofrece un puerto de carga libre de obstrucciones y descubrí que era más probable que lo conectara justo después de un viaje cuando estaba cansado. Esto puede parecer intrascendente, pero podría significar la diferencia entre aparecer en el sendero con una luz muerta o una completamente cargada, lista para funcionar.